Hilde De Clercq

Acerca de Hilde De Clercq

Hilde De Clercq (5 de noviembre de 1958) es a la vez profesional en autismo y madre de un chico con autismo. Esta combinación le confiere autoridad en esta materia: está en la capacidad de enlazar el conocimiento teórico y la sabiduría enciclopédica con el conocimiento cotidiano del autismo. A partir de su vivencia, ella encarna, mejor que nadie, el punto de vista de los padres.

De Clercq es titulada en Filosofía y Letras por la Universidad de Gand. De gran experiencia en el campo de la formación a padres y profesionales en los temas más diversos – comunicación, colaboración, apoyo visual –, sucedió a Theo Peeters como directora del Centre de formación Opleidingscentrum Autisme en Amberes. En este momento, De Clercq trabaja – luego de una breve pausa – nuevamente en la VVA (Asociación Flamenca de Autismo, una asociación de padres) y como formadora independiente de profesionales, en Bélgica y en el extranjero.

De Clercq es, sobre todo, conocida y reconocida por su conocimiento profundo del autismo, visto a través del prisma de las mismas personas con autismo. Mejor que nadie comprende que el autismo se sitúa en el interior, no en el exterior. Es por ello que pone el acento, en su aproximación, sobre la comprensión de las causas de ciertas situaciones de tensión. Intenta comprender las causas de las dificultades (el «pensar diferente») para poder acentuar la prevención de diversos problemas (la llamada teoría del iceberg: la punta del iceberg sólo hace visible el síntoma).

De Clercq ha publicado dos obras sobre el pensamiento diferente en el autismo y sus consecuencias. Las dos han sido traducidas en diferentes idiomas. De Clercq es también conocida como oradora y es invitada regularmente a dar cátedra, en el extranjero también. Además es miembro redactor de la revista Good Autism Practice, publicada por la Universidad de Birmingham y está afiliada al programa TEACCH, en Chapel Hill en Carolina del Norte.

El Autismo desde dentro

El Autismo desde dentro. Una guía (EITA – Cerebrum, 2011) está pensado como un manual y guía práctica para los cuidadores, padres y posiblemente también para autistas jóvenes. Hilde De Clercq delicadamente guía al lector a un mundo de personas con autismo por medio de su comportamiento del juego. A través de sus respuestas, y las ansiedades y dificultades que pueden aparecer en juegos de fantasía, de roles, historias, de disfraces y juegos de actuación, la persona llega a conocer una gran cantidad de dificultades: la tríade, problemas de comunicación, interacción social e imaginación, en las cuales ellos son tan diferentes que se sienten como extraños/extraterrestres en un mundo que les resulta muy difícil de comprender. Un mundo al que apenas pueden ingresar, o en el cual pueden integrarse exitosamente dependiendo de si tienen dificultades de aprendizaje o, al contrario, son altamente dotados.

Esto se muestra claramente en el segundo capítulo, que trata del lenguaje y la comunicación. Un niño autista tiene una alineación ‘literal’. Sin embargo, el idioma que utilizan los no-autistas es muy flexible, llamando a la imaginación e intuición, pasando ideas sin palabras y está lleno de comunicación oculta. La pregunta “¿Puedes pasarme la sal?” puede ser lógicamente respondida con un ‘sí’ por un niño autista, sin éste efectuar el acto de pasar la sal. Entonces pueden imaginar como tal niño responde a frases como “Andarse en rodeos”, “Llueven perros y gatos”, “Límpiate los pies” y como puede ser de difícil entender lo que una persona realmente quiere decir con “De verdad quieres un helado, ¿no?”

Niños ordinarios sobre-generalizan: una silla es todo aquello donde uno se puede sentar. Los niños autistas usualmente no tienen esta capacidad de generalización: cada objeto es diferente. Está aquella silla, pero también la otra, o aquél banco, o un asiento. Es por esta razón que un niño autista puede ser ayudado, por ejemplo, por medio de una lista de palabras. Por ejemplo, “zapato” y todo tipo de “zapatos” y una lista de lo que conlleva, y para qué se utilizan. Ellos deben entender científicamente lo que otros entienden instintivamente. Pueden pensar en `blanco y negro´ y tener dificultades con las sutilezas del idioma. Son pensadores visuales: generalmente piensan en imágenes y no en lenguaje o palabras. Encuentran difícil el multiprocesamiento. (Por ejemplo: o escriben o escuchan). Encuentran difícil planificar, iniciar algo o finalizarlo antes de que se concluya, o tener que desviarse de un proceso familiar y aprendido. Tienen dificultad con la empatía, con emociones y sentimientos.

Para los padres de niños autistas, cuidadores, personas que trabajan con ellos, y familiares, es entonces una búsqueda continua, un trabajo detectivesco y un rompecabezas, conocer sentimientos y posicionarlos. Cada persona con autismo tiene su propio sistema de conocimiento, un tipo de sistema de comunicación personal (no universal) y comprensible únicamente a las personas que le conocen o quieren hacerlo.

El capítulo que trata con la sexualidad y el entrenamiento sexual es revelador en esta área y es una clara ilustración de cuán difícil puede ser entender a las personas con autismo precisamente y encontrar una actitud y soluciones correctas.

Comer, dormir, aprender a ir al baño, independencia y habilidades del diario vivir son cosas que deben de ser abarcadas “de forma diferente”, pues para cada niño autista, cada situación en un lugar diferente y cada nueva circunstancia es totalmente ‘diferente’. (No porque se coma bien en casa se hará igual en la escuela. En casa de la tía X se comparte de manera diferente que en la casa de tía Y. El bus número 3 no es el mismo que el número 4.) Todas estas circunstancias requieren nuevas reglas de comportamiento, listas por hacerse, historias sociales por escribirse.

Autismo desde dentro es un libro que puede ser una guía práctica para cuidadores y padres y cualquiera que tenga que tratar con personas autistas. Está lleno de historias de la vida cotidiana, llena de sabiduría, conocimiento, pistas, listas temáticas, tips prácticos, sugerencias, y consejos “paso a paso”. También llama al corazón y la imaginación, especialmente a través de poemas entre los capítulos y aún más, a través de los fragmentos de texto escritos por personas autistas que dan fe, de una manera agradable, de su mundo y las dificultades que continuamente tienen que enfrentar.

No es, por otra parte, un libro que pueda ser leído únicamente para los interesados, sino un libro que se lee como una historia. No le intimidarán grandes teorías. Lo que Hilde De Clercq escribe viene de una vasta experiencia, fuerte empatía y un gran corazón, y puede ser leído por cualquiera que simplemente quiere saber más sobre el autismo y los problemas que estas personas deben enfrentar. — V De Raeymaeker

Libros de Hilde De Clercq