• Theo Peeters
  • Hilde De Clercq
  • Theo Peeters

    Theo Peeters (nacido el 11 de marzo de 1943) es un neurolinguista belga que se especializa en los desórdenes del espectro autista. Él es una de las autoridades mundiales en éste campo y muchos de sus libros, actividades de entrenamiento y charlas estimulantes alrededor del mundo han demostrado que es una de las personas con más conocimiento y compasión en el tema del autismo. Enfatiza principalmente, la importancia del entendimiento de la “cultura del autismo”, de empatizar completamente con los individuos en el espectro.

    Theo Peeters ha publicado muchas obras sobre el autismo, por ejemplo: La fortaleza estallada en 1984, El autismo: de la comprensión teoórica a la intervención educativa en 1994 y El autismo: aspectos educativos y mnédicos, en colaboration con el Profesor Christopher Gillberg.

    Autismo. De la comprehensión teórica a la intervención educativa

    Autismo

    De la comprehensión teórica a la intervención educativa

    Escribí este libro, porque era necesario escribirlo. La relación entre el conocimiento teórico y la intervención educativa, en lo que se refiere a las personas con autismo, a menudo no se comprende suficientemente.

    El impulso más importante para escribir este libro procedió de la Conferencia Europa de Asociaciones de Padres, celebrada en Hamburgo (« Autismo: el hoy y el mañana »; 6-8 de mayo de 1988). Fue una conferencia importante, porque en un contexto Europeo amplio, supuso un claro adiós a las interpretaciones psicogénicas del autismo y optó, en su lugar, por el tratamiento mediante estrategias educativas. Pero dentro de esta orientación educativa, había tantas tendencias que muchos profesionales y, por supuesto, muchos padres se sentían en cierto modo perdidos: ¿cómo separar el grano de la paja?

    A menudo, parecía haber un enorme desfase entre la teoría y la práctica. Los teóricos pronunciaban interesantes discursos, pero ¿qué importancia tenían, por ejemplo, para los educadores? Entre una ponencia y otra, se escuchaba a los educadores y a otros profesionales comentar sus dudas: ya se habían visto obligados a probar muchos tipos de méthodos y terapias distintos y empezaban a preguntarse por qué. Los padres estaban demasiado acostumbrados a semejante falta general de dirección; ningún esfuerzo era excesivo para ellos, pero no hay nada más agotador que lunchar en un vacío en el no se comprenden los motivos o el porqué. Creo que padres y profesionales necesitan una especie de « filosofía de trabajo » del autismo; un paradigma que tienda un puente entre la teoría y la práctica.

    En el peor de los casos, nos encontramos con una especie de « supermercado » del autismo, en el que todos los diferentes enfoques para el autismo estén expuestos conjuntamente, con espacio para todos (un poco de terapia de abrazos, un poco de método del Option Institute y un poco de Delacato; en otras palabras, un cóctel). Este no es un alegato contra la apertura, muy al contrario, pero ninguna persona con autismo puede sobrevivir en un laberinto en el que un enfoque se acepta, y el enfoque contrario, también.

    Las teorías que se defienden en este libro tienen una base científica establecida, lo que conlleva implicaciones cuando se ponen en práctica.

    En este momento, el autismo es el síndrome mejor documentado y mejor comprendido dentro del campo de la psiquiatría infantil. El número de artículos y libros escritos sobre autismo en el mundo occidental supera al número de niños con autismo. Por tanto, ya existe un cierto grado de comprensión sobre el tema, como podrá ver en este libro, y los días en los que era posible ocultarse detrás del « enigma del autismo » son historia.

    En este libro, intento explicar la relación entre una comprensión teórica del autismo y sus consecuencias para la educación. Intento comunicar una filosofía de trabajo para educadores profesionales, a partir de la cual ellos puedan desarrollar una metodología pedagógica. Se explican cinco conceptos teóricos importantes, uno en cada capítulo, y a cada uno le sigue un comentario general sobre la aplicación práctica.

    Este libro está dirigido a un público de amplio espectro; intenta ser informativo, en vez de académico. Por ese motivo, he evitado intencionadamente el intercalar demasiadas referencias bibliográficas en el texto, para que la lectura sea más ágil. No obstante, por supuesto, me he basado en muchas fuentes para obtener información. El lector que tenga interés encontrará una selección de bibliografía al final del libro, por si desea seguir leyendo.

    Estoy contento de poder ilustrar en mayor detalle los puntos comentados en este libro, gracias a tantos ejemplos sorprendentes. En anteriores publicaciones, se me criticó por incluir demasiados ejemplos de personas con autismo de capacidades poco desarrolladas. Este vez, la reacción será probablemente la contraria. En los últimos años, numerosas personas con autismo que tienen capacidades muy desarrolladas se han expresado a través de todo tipo de publicaciones. Son testigos del hecho de que los profesionales estamos en el camino correcto con nuestras opiniones; a veces, nos han ayudado a afinar nuestra perspectiva o a adaptarla.

    También deseo dar las gracias especialmente a Hilde De Clercq y a Cis Schiltmans, por permitirme utilizar tantas de sus conmovedoras anécdotas, y a Francesca Happé, Rita Jordan y Stuart Powell, por los útiles comentarios. También a mi hija, Maya, quien hizo algunos de los dibujos.

    El apéndice titulado « Ian » puede considerarlo el lector como una recompensa por haber estudiado el libro. En mi opinión, está escrito tan absolutamente con el corazón y contiene tanto conocimiento y tanta ternura, que me pareció poco ético guardármelo para mí.

    Este libro también espera ser un soplo de aire fresco en el trabajo sobre el autismo. De momento, nos encontramos en una especie de punto muerto, entre los profesionales que creen en un enfoque específico para el autismo y las autoridades, que no son lo suficientemente conscientes de que el problema con el autismo no se puede solucionar sólo mediante la formación. El autismo no es sólo un problema educativo, sino también un problema político. Comprender las estrategias pedagógicas para ayudar a las personas con autismo está mut bien, pero para poner esas estrategias pedagógicas en práctica es imprescindible contar con los medios adecuados.